Blog Popeye / 7 recomendaciones para enfrentar la dermatitis atópica infantil
18106
post-template-default,single,single-post,postid-18106,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,side_area_uncovered_from_content,qode-theme-ver-10.1.1,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.3,vc_responsive
 

7 recomendaciones para enfrentar la dermatitis atópica infantil

7 recomendaciones para enfrentar la dermatitis atópica infantil

La dermatitis atópica es una enfermedad de la piel de tipo alérgico que se caracteriza por la presencia de picazón crónica o prurito, con episodios de múltiples exacerbaciones y remisiones que se manifiestan en diferentes períodos de la vida del paciente.

En Chile, 3 de cada 10 personas sufren de esta condición, que afecta principalmente a niños con antecedentes de atopia en la familia. “Aproximadamente el 60% de los casos se manifiesta antes del primer año de vida, y el 85% de ellos antes de los 5”, detalla el dermatólogo de Clínica Vespucio, Dr. Cristián González.

Los menores con frecuencia presentan un prurito de mayor intensidad, lo que puede generar sobreinfecciones bacterianas en la piel. Para evitarlo, el especialista destaca la importancia de educar tanto al paciente como a toda su familia, sobre el curso difícil y prolongado de esta patología. “Aún se desconoce su causa exacta y no existe cura, pero el tratamiento puede disminuir los síntomas de tal manera de proporcionarle al paciente, especialmente al niño, una mejor calidad de vida”, agrega el dermatólogo.

Desencadenantes

Con este objetivo en mente, en primer lugar se deben identificar, y en lo posible evitar, aquellos factores desencadenantes específicos de los brotes de dermatitis atópica. Además, el Dr. González recomienda:

  1. Preferir ropa holgada de algodón y evitar prendas apretadas que tengan componentes sintéticos o de lana.
  2. Lavar la ropa con jabón blanco o detergentes hipoalergénicos y evitar el uso de suavizantes.
  3. Evitar lugares muy calurosos y secos.
  4. Controlar el estrés emocional.
  5. El baño debe ser corto, diario, con agua tibia, y utilizar sustitutos del jabón o jabones neutros.
  6. El secado debe ser suave y sin frotar en exceso la piel.
  7. Hidratación diaria y frecuente de la piel con productos hipoalergénicos.

¿Se puede evitar?

Algunas investigaciones han demostrado que la dermatitis atópica es una enfermedad que surge de la interacción entre la genética y los factores medioambientales. “Es una alteración de la barrera epidérmica, lo cual lleva a una pérdida aumentada de agua en la piel y permite la penetración de alérgenos ambientales y alimentarios”, explica el especialista. Esto permite la liberación de citoquinas inflamatorias, lo que gatilla la tendencia que tienen estos pacientes a rascarse en forma intensa su piel.

Asimismo, estas personas también suelen desarrollar en forma conjunta o en su entorno familiar otros cuadros alérgicos, como asma bronquial y rinitis alérgica, que suelen coexistir en lo que se llama la diátesis atópica.

Tratamientos

En el tratamiento propiamente tal de prurito se pueden utilizar diversos tipos de antihistamínicos que deberán ser indicados por un médico dermatólogo, así como corticoides tópicos para el tratamiento de las lesiones específicas de la piel, los que deben utilizarse por períodos cortos. “Cuando existe una sobreinfección bacteriana también se pueden agregar antibióticos en crema o ungüentos”, afirma el dermatólogo.

En casos más severos, con escasa respuesta a los tratamientos tópicos, se dispone de procedimientos sistémicos, como el uso de corticoide por vía oral, inmunomoduladores o tratamientos con fototerapia.