3 mitos del reciclaje
19095
post-template-default,single,single-post,postid-19095,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,side_area_uncovered_from_content,qode-theme-ver-10.1.1,wpb-js-composer js-comp-ver-6.2.0,vc_responsive
 

3 mitos del reciclaje

El reciclaje es muy importante para el medio ambiente

3 mitos del reciclaje

La acción de reciclar está presente en más hogares a nivel mundial. Chile no se ha quedado atrás. Es así como hemos visto florecer en distintas comunas de Santiago, ciudades y pueblos de regiones espacios de acopio donde se reciben variados materiales. Solo los llamados puntos de reciclaje o puntos limpios.

Sin embargo, la pandemia del Covid-19 ha afectado enormemente el reciclaje debido al cierre de estos puntos. Las personas esperan que prontamente pueda solucionarse este tema para volver de lleno a reciclar, reducir y reutilizar.

A continuación, se muestran 3 mitos comunes con respecto al reciclado que están muy lejos de ser verdad.

1-Los productos hechos de más de un tipo de material no se pueden reciclar

Según fuentes de National Geographic, cuando el reciclaje despegó hace unas décadas, la tecnología era mucho más limitada que hoy en día. No se podían reciclar artículos complejos o compuestos por diferentes tipos de materiales, como las cajas de jugo o leche y los juguetes.

Ahora, más del 60 por ciento de los hogares estadounidenses tienen acceso al reciclaje de cartón, gracias al uso de máquinas que pueden descomponer estos artículos en los materiales que los componen. Gracias en parte a la demanda de los consumidores, los fabricantes de productos han trabajado de forma constante para crear envases que sean más fáciles de reciclar. Si te frustra un objeto en particular, llama al fabricante para exponer tu caso.

Cada vez más recicladores son capaces de hacer frente a los plásticos «más indeseables», como las bolsas de la compra u objetos hechos de resinas desconocidas o mixtas, como las que componen muchos juguetes y artículos del hogar. Esto no significa que puedas tirar todo lo que quieras a un contenedor de reciclaje, pero sí significa que se puede reciclar una gama más amplia de productos que antes.

2-Los objetos solo se pueden reciclar una vez, entonces ¿para qué molestarse?

De hecho, muchos artículos pueden reciclarse varias veces, lo que conlleva ahorros importantes de energía y recursos naturales.

Vidrios y metales, entre ellos el aluminio, pueden reciclarse indefinidamente sin perder su calidad. De hecho, las latas de aluminio han demostrado constantemente tener el valor más alto entre las materias primas recicladas y su demanda sigue siendo alta.

Es cierto que las diminutas fibras que componen el papel se dañan un poco más cada vez que se recicla. Sin embargo, la calidad del papel elaborado a partir de contenido reciclado ha mejorado drásticamente en los últimos años. El papel de impresora virgen puede reciclarse de cinco a siete veces antes de que las fibras se degraden demasiado como para ser útiles como nuevo papel. Después, todavía pueden convertirse en materiales a base de papel de baja calidad, como hueveras de cartón o etiquetas de paquetes.

Normalmente, el plástico solo puede reciclarse una o dos veces para formar un nuevo producto de plástico. Muchas veces será algo que no tenga que contener alimentos o cumplir exigencias de fuerza estrictas, como los artículos del hogar ligeros. Eso se debe a que los polímeros se descomponen en el proceso de reciclaje. Sin embargo, los ingenieros siempre buscan nuevos usos derivados, como elaborar «madera» de plástico polivalente para plataformas o bancos, o mezclar plásticos con asfalto para crear materiales de carreteras más duraderos.

3-La calidad de los productos reciclados es peor

A los productos y materiales reciclados se les suele mirar de reojo o con cierto reparo. ¿Por qué? Porque se cree, erróneamente, que al ser reutilizados tienen una calidad inferior a la de los productos nuevos. ¡Falso! Materiales como el vidrio, el aluminio y muchos plásticos soportan varios ciclos de uso sin que esto suponga una disminución de su calidad.

Además, recuerda que una de las reglas esenciales del reciclaje es dar una segunda (o incluso una tercera) oportunidad, pero sólo a aquellos productos o materiales que lo merecen. Si definitivamente no lo merecen, ¿para qué reciclarlos?

Fuente: Pacto Global Chile