6 consejos para el baño del bebé
19172
post-template-default,single,single-post,postid-19172,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,side_area_uncovered_from_content,qode-theme-ver-10.1.1,wpb-js-composer js-comp-ver-6.2.0,vc_responsive
 

6 consejos para el baño del bebé

El baño del bebé debe disfrutarse en plenitud

6 consejos para el baño del bebé

El baño del bebé es toda una experiencia para la madre y su hijo. Además, es una instancia para compartir y afianzar vínculos.

Los primeros baños deben ser tan delicados y breves como sea posible. Tal vez el bebé proteste un poco al principio. Si esto ocurre, puedes realizar baños de esponja por una o dos semanas y después intentarlo nuevamente. Por lo general, los bebés dejan claro cuándo están listos para disfrutar con plenitud del baño.

1-Use una buena tina para bebés

Se recomienda una tina o bañera para bebés de plástico rígido, con una superficie inclinada y con textura, o un arnés que impida que el bebé se deslice. A algunos padres les resulta más fácil bañar a un recién nacido en un lavabo. A veces lo más fácil es lo mejor, pero es necesario tener cuidado. Los lavabos son resbaladizos y tienen todo tipo de cosas que sobresalen, como grifos y manijas.

2-Verifique la temperatura del agua

Llene el recipiente con agua que se sienta tibia (no caliente) al tocar con la parte interna de su muñeca o su codo. Si está llenando la tina directamente del grifo, abra primero el agua fría (y ciérrela, por último) para evitar quemarse o quemar al niño. La Academia Americana de Pediatría recomienda que la temperatura más alta del grifo no supere los 49 grados Celsius para evitar quemaduras. Si desea más exactitud, se puede utilizar un termómetro el cual debe marcar entre 32 y 34 grados Celsius.

termómetro para el baño del bebé

3-Mantenga al bebé calentito

Una vez que haya desvestido al bebé, póngalo de inmediato en el agua para que no se enfríe. Use una de sus manos para sostener la cabeza del bebé y la otra para guiar el cuerpo hacia dentro del agua, empezando por los pies. Háblele para darle ánimo y baje lentamente el resto del cuerpo hasta que esté todo en la tina. La mayor parte del cuerpo y de la cara debe estar bien por encima del nivel del agua, por lo que deberá verter agua tibia sobre el cuerpo del bebé con frecuencia para mantenerlo calentito.

4-Use jabón suave

Los jabones comunes y corrientes podrían resecar la piel del bebé. Use solo jabones suaves con pH neutro. Enjuague el jabón de la piel inmediatamente. Lave el pelo del bebé dos o tres veces por semana con un champú suave o gel para baño neutro.

jabón para el baño del bebé

5-Diversión en la tina

Si a su bebé le gusta el baño, déjelo un rato más en el agua para salpicar y jugar. Cuanto más se divierta su hijo en el baño, menos miedo le tendrá al agua. El baño debe ser una experiencia relajante y calmante; no se apresure salvo que el bebé no esté a gusto.

Los bebés pequeños no necesitan juguetes para el baño, ya que el solo hecho de estar en el agua es suficientemente divertido. Sin embargo, una vez que el bebé tenga la edad (tamaño) apropiado para estar en la tina, los juguetes pasan a ser fundamentales. Los recipientes, juguetes flotantes e incluso libros impermeables son distracciones muy buenas para cuando baña a su bebé.

juguetes para el baño del bebé

6-Sáquelo y séquelo

Cuando termine la hora del baño, envuelva rápidamente al bebé con una toalla, cubriéndole la cabeza y el cuerpo para que se mantenga una temperatura cálida aunque aún esté húmedo. Bañar a un bebé de cualquier edad implicará que se moje usted, por lo que le recomendamos usar un delantal de tela de toalla o ponerse una toalla sobre los hombros. Seque al bebé con pequeños toques y aplique un poco de loción hipoalergénica sin fragancia después del baño para evitar el resecamiento de la piel o el eczema.

toalla para el baño del bebé

Fuente: Healthy Children (Academia Americana de Pediatría).