Adultos mayores: 6 problemas que afectan su piel
19206
post-template-default,single,single-post,postid-19206,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,side_area_uncovered_from_content,qode-theme-ver-10.1.1,wpb-js-composer js-comp-ver-6.2.0,vc_responsive
 

Adultos mayores: 6 problemas que afectan su piel

Los adultos mayores sufren problemas en su piel

Adultos mayores: 6 problemas que afectan su piel

Se estima que para el año 2050 los adultos mayores en Chile representarán más del 30% de la población. Es un grupo que ha crecido en los últimos años teniendo una importante presencia en las familias, donde muchas veces asumen un rol activo como cuidadores de sus nietos. Pese a esto, cuando hablamos de piel casi nunca nos referimos al cuidado de la piel del adulto mayor. Solemos leer acerca de los tipos de piel, la piel grasa, la prevención de arrugas o la protección solar. Pero es importante entender que la piel de los adultos mayores sufre problemas bien específicos que es necesario atender.

A continuación, la dermatóloga Dra. Carla Muñoz (@dra.carlamunoz_dermatologa) se refiere en detalle a estos problemas.

1-Dermatitis seborreica:

En el grupo de adultos mayores se manifiesta en personas con enfermedades neurológicas y enfermedad de Parkinson. Se reconoce por una descamación amarillenta en base eritematosa (roja) en zonas de abundantes glándulas sebáceas como cuero cabelludo, entrecejo, cejas, pliegue nasolabial y pecho. Su tratamiento consiste en antifúngicos y antiinflamatorios tópicos.

2-Prurito senil:

Consiste en una picazón difusa del cuerpo, asociado a piel seca, descamativa y áspera, que empeora en invierno y en climas secos. El uso abusivo de jabones o fricciones con colonias agrava el cuadro. Si la persona se rasca se producen heridas que pueden sobreinfectarse o eccematizarse. En el diagnóstico es importante descartar la presencia de dermatitis irritativa o de contacto, o enfermedades sistémicas no diagnosticadas o subtratadas como diabetes, anemia, alteraciones tiroideas, renales o hepáticas. El tratamiento consiste en humectación con emolientes adecuados.

3-Queratosis seborreica:

Se presentan como placas ásperas color piel, gris, marrón o casi negras, ubicadas en cualquier parte del cuerpo. Al crecer toman una textura más seca y con el rascado profuso pueden romperse. Su tratamiento tiene fines estéticos.

4-Dermatitis aesteatósica:

Se presenta en personas de piel extremadamente seca. Es más frecuente en invierno o en climas secos. Aparece en piernas, en la cara anterior, como placas eritematosas con escamas y fisuras que parecen lechos de río. El paciente puede sentir picazón, ardor y muchas veces sufrir sobreinfección.

5-Liquen simple:

Surge tras el rascado o fricción crónica de ciertas áreas de la piel. De este modo se produce un círculo vicioso de picazón-rascado-aumento de la inflamación por el daño mecánico (rascado)-mayor picazón-mayor rascado. Se reconoce por la presencia de placas oscuras, de borde difusos, engrosadas, en áreas al alcance de las manos. El tratamiento se basa en corticoides tópicos de mediana a alta potencia acompañado de antihistamínicos y emolientes. Junto a esto, debe suprimirse el rascado de la zona.

6-Queratosis actínica:

Se manifiesta como placas eritematosas, descamativas, ásperas y bien delimitadas. Aparece en zonas fotoexpuestas como rostro, orejas, cuero cabelludo, manos y antebrazos. Menos de un 20% evoluciona a un carcinoma espinocelular. El tratamiento consiste en crioterapia, inmunomoduladores, electrocirugía o terapia fotodinámica.

¡Mucha humectación!

Dado que con los años la función de barrera se va perdiendo, muchas de las enfermedades que sufren los adultos mayores en su piel se producen por una falla en dicha función.

Para prevenir debes procurar que su piel se mantenga muy humectada con emolientes adecuados, evitar uso de talcos, colonias y jabones abrasivos.