Blog Popeye | Aprendizaje y juego en el recién nacido
17091
post-template-default,single,single-post,postid-17091,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,side_area_uncovered_from_content,qode-theme-ver-10.1.1,wpb-js-composer js-comp-ver-6.2.0,vc_responsive
 

Aprendizaje y juego en el recién nacido

hechos con cariño

Aprendizaje y juego en el recién nacido

El juego es la principal manera por la que los bebés aprenden a moverse, comunicarse, relacionarse con los demás y entender su entorno. Y durante el primer mes de vida aprenderá a interactuar con su madre. Una de las primeras cosas que hará es asociar la sensación del contacto con ella, el sonido de su voz y su cara con la satisfacción de sus necesidades de cariño y comida. Puede alentarlo a que aprenda estimulando sus sentidos de manera positiva: con sonrisas, sonidos relajantes y caricias suaves.

Incluso a tan corta edad, el recién nacido está dispuesto a aprender sobre el mundo que los rodea. Le encanta mirar las caras, sobre todo la de su mamá. Igualmente, en los primeros días y semanas de vida puede reconocer la voz de su madre. El pequeño responderá a su voz (o a otros sonidos interesantes) dando la impresión de ponerse alerta y reduciendo su actividad. Puede intentar averiguar de dónde proviene el sonido mirando a su alrededor y girando la cabeza.

Durante el primer mes de vida, el recién nacido dedicará mucho tiempo durante el día a dormir o a estar adormilado. En las siguientes semanas o meses madurará y estará más despierto o alerta. Pero es importante que la madre reconozca cuando el pequeño está preparado para aprender y jugar, o cuando prefiere que no se le moleste. Un bebé tranquilo y alerta podrá prestar atención, responder e interesarse por lo que sucede a su alrededor. Si está inquieto (retorciéndose, agitando los brazos o pateando) es menos probable que centre su atención en la mamá. Incluso puede empezar a llorar cuando ella intente llamar su atención. Estos signos podrían indicar que el menor se encuentra excesivamente estimulado.

Aprendizaje diario

Mientras la madre cuida al recién nacido, él está aprendiendo a reconocer la sensación de estar en contacto con ella. En las primeras semanas se pueden introducir algunos juguetes simples adecuados para su edad que estimulen los sentidos de la vista, el oído y el tacto. Por ejemplo, sonajeros, juguetes de diversas texturas, juguetes musicales, espejos irrompibles para la cuna, etc.

Se puede probar con juguetes y móviles de diferentes colores y formas. Los contrastes fuertes (rojo, blanco y negro), las curvas y la simetría estimulan el desarrollo de la visión del niño. Cuando la visión mejore y el bebé adquiera más control sobre sus movimientos, interactuará cada vez más con su entorno.

Otras ideas

-Ponga música relajante, tome a su bebé en brazos y mézalo suavemente con la melodía.

-Escoja una canción relajante y cántesela dulcemente con frecuencia. Las palabras y sonido conocidos tendrán un efecto relajante, sobre todo cuando esté inquieto.

-Sonría, saque la lengua y haga otras muecas que su pequeño pueda estudiar, aprender e imitar.

-Utilice un juguete favorito del bebé para que centre su atención en él y lo siga, o agite un sonajero para que él lo localice.

-Deje que su bebé pase ratos en los que esté despierto descansando sobre su guatita para ayudarle a fortalecer el cuello y los hombros. Vigílelo siempre mientras esté boca abajo y ayúdelo si se cansa o se frustra de estar en esa posición.

-Hable a su bebé.

-Tenga en cuenta que los bebés se desarrollan a diferentes velocidades y que existe gran cantidad de posibilidades dentro del desarrollo normal. Si le preocupa algo sobre la habilidad para ver y oír de su bebé, o si le parece que no se está desarrollando en algún otro aspecto, hable con su pediatra.

 

Fuente: Medline.