Blog Popeye / Botica del Alma: naturaleza sanadora
18016
post-template-default,single,single-post,postid-18016,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,side_area_uncovered_from_content,qode-theme-ver-10.1.1,wpb-js-composer js-comp-ver-6.2.0,vc_responsive
 

Botica del Alma: naturaleza sanadora

Botica del Alma: naturaleza sanadora

Durante más de 10.000 años, la humanidad ha sobrevivido echando mano de la farmacia dispuesta para nosotros de manera gratuita en la naturaleza.

Los beneficios de diversas plantas para la salud son y han sido reconocidos por antropólogos en sus hallazgos, como fieles compañeros de nuestros antepasados. Es por eso que la fitoterapia se impone con fuerza en la actualidad como un complemento de la medicina tradicional o simplemente como una ayuda para sentirse mejor.

Hay plantas para todos los gustos y problemas. El listado es largo. Bien lo sabe la herborista Paula Phillips, quien a través de una iniciativa llamada “Botica del Alma” busca resguardar y difundir el uso de las plantas medicinales en Chile.

Cuenta con autorización del Seremi de Salud, quien le concedió el primer registro en Chile para procesar, envasar y comercializar las 103 plantas publicadas por el Ministerio de Salud dentro del Listado de Medicamentos Herbarios Chilenos, indicando sus propiedades medicinales en el envase ya sea como infusión o cápsula.

“Las infusiones entran al torrente sanguíneo rápidamente gracias a la vena que está bajo la lengua y, por tanto, tienen un efecto más veloz. En cambio, las cápsulas deben digerirse en el estómago. Sin embargo, hay plantas que por su sabor son difíciles de tomar en infusión como el natre, o  por el tipo de trabajo o el sexo de la persona (hombres son reacios a usar infusiones) se dificulta su consumo. En ese caso se recomiendan las hierbas medicinales a través de cápsulas, pero en mayor cantidad durante el día”, comenta.

Exceso de medicamentos

Para la experta, las generaciones modernas están conscientes de que han abusado de los fármacos tradicionales, los cuales pueden ser maravillosos pero lamentablemente son consumidos sin respeto. ¿Por qué? No los tomamos como indican, los suspendemos antes de lo prescrito, tomamos lo que pillamos sin supervisión médica en un afán inmediatista, y a una afección leve como el dolor de cabeza le damos un analgésico potentísimo para la jaqueca.

“Conscientes de aquello, creo que deberíamos parar como sociedad y usar las plantas y fitofármacos en los síntomas leves y dejar a los fármacos tradicionales el trabajo duro. La ventaja de los medicamentos herbarios, en su mayoría, es que tienen más de una propiedad medicinal, los puedes recolectar tú misma, no dañan otros órganos con efectos colaterales y puedes tomarlos por más tiempo que un fármaco, entre otros beneficios”, puntualiza.

Infaltables en cualquier casa

La gente recurre a las hierbas medicinales por diferentes motivos, pero de acuerdo a la experiencia de Paula Phillips, las consultas varían dependiendo del afectado. En el caso de las mujeres se busca curar la pena, ansiedad, mal dormir y colon irritable. Las mamás consultan por hierbas para aumentar la producción de leche materna, no engordar y alergias. Y pensando en los niños se busca solucionar alteraciones del sueño, cólicos y casos de hiperactividad.

Entre las hierbas, verduras, árboles y algas que debiesen estar siempre presentes en casa por sus beneficios se encuentran:

  • Tomillo y romero porque son antibactericidas y virales poderosos. Por eso se usan en las carnes.
  • Hinojo pues ayuda a no hincharse y a no tener cólicos en adultos y niños. También aumenta la leche materna y es sabroso como ensalada.
  • Melisa pa’ la pena porque es un gran neurosedante.
  • Albahaca porque es un poderoso digestivo y, sobre todo, combate la hinchazón (por eso va bien con los porotos granados).
  • Alcachofa para las enfermedades del hígado y páncreas. Puede tomarse el agua donde se cuecen, sólo hay que cuidar de no echarle sal.
  • Cochayuyo porque ayuda al colesterol alto, hipotiroidismo e hígado graso, diabetes mellitus y obesidad.

Hoy en día es muy común que las personas armen su propio huerto, independiente del espacio que tengan en su casa o departamento. Incluso hay empresas que van directo al hogar para brindar una asesoría al respecto. Pero de manera fácil, casi todas las personas pueden cultivar en macetas o en la tierra: menta, albahaca, poleo, orégano, salvia, tomillo, melisa, cilantro, perejil, apio, romero, anís, hinojo, manzanilla, cedrón, paico y ruda, entre otras.

La herborista señala que algunas especies ideales para cultivar en jardines sin preocuparse por el exceso de sol o frío son las siguientes: lavanda, caléndula o chinita, menta, siete venas, diente de león (las cartitas), espuela de galán, chépica, chilco o fucsia, olivo, palto, naranjo amargo, peumo alemán o crateagus, canelo (sur), artemisa, albahaca (en verano), abedul, boldo, cedrón, etc.

Made in Chile

De las 103 hierbas medicinales que reconoce el Seremi de Salud y que están autorizadas para comercializarse como medicamentos herbarios chilenos por parte de la “Botica del Alma” se encuentran algunas autóctonas de nuestro país como los siguientes:

  • cachanlagua: hipertensión arterial y diabetes mellitus.
  • cepa de caballo: padecimientos hepáticos, limpieza de riñón y de las vías urinarias.
  • contrayerba: parásitos intestinales.
  • culén: dolor de estómago, diarrea, indigestión.
  • fenogreco: tos, estimula la producción de la leche materna, es un reconstituyente en la convalecencia y anti-diabetes.
  • frángula: estreñimiento.
  • guayacán: resfrío, afecciones renales y reumáticas.
  • hierba dulce: afecciones renales y de las vías urinarias, incontinencia urinaria.
  • hualtata: elimina edemas por retención de líquido en enfermedades cardíacas.
  • lampayo: afecciones de la próstata, renales e urinarias.
  • llareta: diabetes.
  • maitén: fiebre.
  • maqui: diarreas y disentería (trastorno infeccioso con diarrea sanguinolenta).
  • molle: bronquitis.
  • nalca: reglas muy abundantes, hemorragias.
  • natre: fiebre y dolor de cabeza.
  • palqui: baja la fiebre en gripe y otras enfermedades comunes.
  • pichi pichi romero: cistitis uretritis.
  • pingo pingo: próstata y sus complicaciones.
  • quillay: sólo uso externo en afecciones de la piel y cuero cabelludo como caspa y seborrea.
  • quilo: ictericia.
  • quinchamalí: antiinflamatorio.
  • quintral: colesterol alto.
  • radal: afecciones respiratorias.
  • rica rica: trastornos circulatorios.
  • rosa mosqueta: resfrío.
  • sabinilla: cálculos renales.
  • sauce amargo: dolores y fiebre.
  • sauco: estados gripales.
  • triqui triqui: estreñimiento.
  • tusílago: asma, rinitis alérgica y previene la migraña.
  • yerba del clavo: impotencia masculina.

 

Más información: www.boticadelalma.cl