Blog Popeye / Consejos para cuidarse del calor
17495
post-template-default,single,single-post,postid-17495,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,side_area_uncovered_from_content,qode-theme-ver-10.1.1,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.3,vc_responsive
 

Consejos para cuidarse del calor

Consejos para cuidarse del calor

Mientras que el termómetro no desciende de los 30° y el calor se deja sentir en la zona central, es importante cuidar la salud de la piel protegiéndola del sol y así evitar quemaduras y efectos dañinos por exposición solar sin protección.

Según Silvia Martínez, enfermera y docente del CFT Santo Tomás Puente Alto, una alta exposición al sol puede traer efectos agudos y crónicos, entre los que se encuentran el envejecimiento de la piel, la aparición de manchas, aumento de infecciones, agravamiento de enfermedades preexistentes en la piel y el incremento de riesgos para la aparición de cataratas y cáncer a la piel.

Existen estudios que indican que el segmento de la tercera edad tiene más probabilidades de contagiarse de melanoma (cáncer de piel más agresivo) que las generaciones más jóvenes. Es por esta razón que Martínez destaca que tanto grandes como chicos deben tomar conciencia de la necesidad de usar protector solar, ya que el cáncer de piel es una sumatoria de años de exposición sin medidas de protección.

Entre los cuidados a la piel que hay que considerar durante estos días, Martínez señala que son:

  • Evitar exponerse al sol cerca del mediodía.
  • Elegir un protector solar teniendo en cuenta el tipo de piel y la zona del cuerpo donde se aplicará.
  • Es importante que el protector solar elegido, proteja contra los rayos UVA y UVB y tenga un factor de preferencia 30+ o 50+ para pieles sensibles.
  • Aplicar el protector solar 30 minutos antes de la exposición al sol y reaplicar cada dos horas.
  • No olvidar proteger las zonas más sensibles como el cuello, los labios y las orejas.
  • Evitar exponerse al sol con la piel húmeda; utilizar sombreros de ala ancha y lentes con filtro UV.
  • Utilizar ropa ligera y de colores claros que cubra la mayor parte del cuerpo; mantener siempre hidratada la piel con cremas para el cuerpo y cara; aumentar el consumo de líquido, sobre todo cuando hay mayor exposición al sol.

Evitar un golpe de calor

Un golpe de calor es una lesión causada por el aumento de calor en el cuerpo, ante la cual, los mecanismos reguladores de la temperatura corporal queden superados y entran en shock. Entre sus síntomas podemos destacar: pulso acelerado, vómitos e, incluso, pérdida de conocimiento. Esta situación puede afectar a cualquier persona, sin embargo, existen grupos extremos de edad, que tienen mayor riesgo, como son los adultos mayores y los lactantes, y según indica Martínez, también las personas con obesidad.

“Se deben considerar dos medidas de protección básicas para evitar un golpe de calor: no exponerse a altas temperaturas e hidratarse adecuadamente”, advierte la docente de Santo Tomás.

Entre los síntomas de un golpe de calor se encuentran:

  • Piel seca y caliente
  • Sed intensa
  • Ausencia de transpiración
  • Vértigo
  • Calambres musculares
  • Agitación
  • Compromiso de conciencia (tener acciones que no corresponden al entorno en el que se está)
  • Dolor de cabeza
  • Vómitos

En tanto, las acciones principales que hay que tomar para combatir un golpe de calor son: el consumo de abundantes líquidos y algunas sales que encontramos en las bebidas isotónicas; bajar la temperatura con medios físicos como compresas con agua tibia en frente, cuello, axilas e ingle; no usar antipiréticos, ya que son ineficaces en esta condición. Por último, Martínez indica que si se observa que la persona afectada no mejora, se debe asistir a un servicio de salud.