Blog Popeye |Cuando empieza a comer con las manos
17319
post-template-default,single,single-post,postid-17319,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,side_area_uncovered_from_content,qode-theme-ver-10.1.1,wpb-js-composer js-comp-ver-6.2.0,vc_responsive
 

Cuando empieza a comer con las manos

Cuando empieza a comer con las manos

Hasta ahora, dar de comer a su bebé era trabajo de la mamá. Pero alrededor de los 9 meses, su pequeño empezará a hacer esto solo. Cuando los bebés comienzan a comer solos —una nueva tarea que muchos disfrutan enormemente—, descubren que les gusta probar nuevos sabores y texturas. Los purés para bebés y papillas de cereales ya no son la única cosa que compone su menú.

Nueve meses es una buena edad para que los niños empiecen a comer con las manos. A esa edad la mayoría habrá desarrollado las habilidades de motricidad fina (realizar pequeños movimientos precisos) y serán capaces de coger trocitos de comida y comérselos solos. Posiblemente la mamá advertirá que su pequeño puede agarrar la comida (y otros objetos pequeños) entre el dedo índice y el pulgar formando un pinza. Al principio utilizan esta pinza digital con un poco de torpeza, pero con la práctica aprenden a usarla con destreza y eficacia.

Permita que sus hijo se alimente solo tanto como sea posible, aunque seguirá teniendo que ayudarle con la cuchara para los cereales u otros alimentos importantes de su dieta. Al fomentar que coma con los dedos está ayudando a su hijo a desarrollar hábitos saludables para alimentarse de manera independiente.

Comer solo con las manos —y un poco más tarde con los cubiertos— le da a su hijo un cierto grado de control sobre lo que come y cuánto come. A veces se comerá la comida, otras veces no, y todo esto forma parte del proceso de aprender a autorregularse. Incluso los niños pequeños pueden saber cuándo tienen hambre y cuándo están llenos. Así que permítale que reconozca esto y responda a las señales.

Examen previo

Antes de ofrecerle a su hijo algo para que lo coma con las manos, pruebe usted un poquito y pregúntese:

  • ¿Está suficientemente cocinado como para que se convierta con facilidad en una papilla?
  • ¿Es una comida blanda?
  • ¿Puede triturarse con las encías?
  • ¿Es suficientemente pequeño?

Si a su hijo no le gusta una comida, no deje que esto le impida volver a ofrecérsela en otra ocasión. Es natural que los niños sean lentos para aceptar nuevos sabores y texturas. Por ejemplo, algunos son más sensibles a las texturas y pueden rechazar alimentos que tengan una textura áspera, como la carne. Para introducir la carne en su dieta es conveniente empezar con carne picada bien cocida o con tiras finas de carne asada, por ejemplo, de pavo.

Comidas que debe evitar

Comer con las manos es divertido y gratificante para los bebés mayores. Pero es importante evitar darle comidas con las que podría atragantarse. Junto con vigilarlo mientras come, ponga atención a estos alimentos que pueden conllevar un riesgo de atragantarse:

  • Trozos de verduras crudas o fruta dura.
  • Pasas, uvas enteras o tomatitos cherry.
  • Salchichas enteras (pélelas y córtelas en trocitos).
  • Pan blanco.
  • Trozos de queso duro.

 

Fuente: Medline.