Blog Popeye / Lo que debes saber sobre la piel sensible y el frío
17738
post-template-default,single,single-post,postid-17738,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,side_area_uncovered_from_content,qode-theme-ver-10.1.1,wpb-js-composer js-comp-ver-6.2.0,vc_responsive
 

Lo que debes saber sobre la piel sensible y el frío

Lo que debes saber sobre la piel sensible y el frío

Muchas personas sufren de una piel reseca y enrojecida a medida que la temperatura baja. Para ellos es muy importante mantenerse informados sobre los métodos de prevención de la sequedad extrema de la piel.

Si quieres ir un paso adelante y evitar efectos como la picazón, alergias y resecamiento, entonces debes intentar mantener hidratadas durante todo el año aquellas zonas expuestas de nuestro cuerpo. Por ejemplo: manos, cara, cuello y labios. Este acto agrega una capa protectora, asegurando que el frío y el viento no quiten la humedad de la piel.

Daniel Cristi, representante de Kiss My Face en Chile, entrega algunas precauciones que se deben tomar para prevenir una piel seca y agrietada.

Toma nota

  • Utiliza un humidificador: Si en tu oficina o casa se utiliza aire caliente como método de calefacción y el ambiente se torna seco esta es la solución. Tener algo de humedad en el aire mediante un humidificador cada vez que el calentador está funcionando es muy necesario y una buena recomendación.
  • Beber agua: La mayoría de la gente piensa que solo necesitan beber una buena cantidad de agua en los meses de verano. No es así. También se debe beber mucha agua en invierno, porque la piel lo necesita para poder hidratarse.
  • Protege tus manos: La piel en tus manos es más delgada que en la mayoría de las partes del cuerpo y tiene menos glándulas de aceite. Eso significa que es más difícil mantener las manos húmedas. Así que siempre debes usar guantes cuando estés en la calle. Incluso si solo estás caminando desde tu casa hasta tu auto. Al lavarlas utiliza un jabón de barra de oliva o con leche de coco, que las hidratará y les entregará suavidad.
  • Usar protector solar: La protección solar no es solo para el verano. El sol de invierno puede dañar la piel también. Especialmente si estás disfrutando de la nieve en la montaña. Aplica un protector solar de amplio espectro a su cara, unos 30 minutos antes de cualquier actividad deportiva de invierno.
  • Baño tibio: No hay nada como un buen baño caliente después de enfrentar el frío en las calles. Pero hay que advertir que el calor de la ducha caliente o baño es realmente dañino y rompe las barreras de lípidos de la piel. Esto lleva a la pérdida de humedad. Mantén la temperatura tibia y agrega avena a tu baño para ayudar a aliviar la piel seca. Puedes complementar después de la ducha con un tónico antioxidante.
  • Utilizar productos de piel naturalmente eficaces: Ten cuidado con el uso de productos que contienen ingredientes químicos ásperos. Hidrata tu piel con productos sin químicos fuertes y te sentirás y verás mucho mejor.