Blog Popeye / Deportistas: cómo prevenir problemas a la piel
17338
post-template-default,single,single-post,postid-17338,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,side_area_uncovered_from_content,qode-theme-ver-10.1.1,wpb-js-composer js-comp-ver-6.2.0,vc_responsive
 

Deportistas: cómo prevenir problemas a la piel

Deportistas: cómo prevenir problemas a la piel

¿Sabías que las personas que practican deportes de manera seguida pueden sufrir diversas patologías a la piel?

De acuerdo a la Dra. Claudia Echart, dermatóloga Clínica Meds La Dehesa, entre los problemas infecciosos más frecuentes están aquellos causados por hongos. La causa es la humedad que se acumula en ciertas zonas del cuerpo, especialmente pliegues y espacios interdigitales de los pies. Sin embargo, también se ven afectadas las uñas de los pies, la piel de espalda y pecho.

El herpes simple es una infección viral que puede transmitirse más fácilmente en los deportes de contacto, como también los moluscos contagiosos.

Las verrugas plantares son comunes en deportes como la natación o en las personas que practican deportes sin calzado.

Finalmente, el impétigo es una afección bacteriana que puede ser transmitida por el contacto estrecho de zonas corporales entre deportistas.

En cuanto a los traumatismos cutáneos, los deportistas pueden sufrir hematomas subungueales en uñas de pies acompañados muchas veces de pérdida de la lámina ungueal; ampollas por fricción en la planta de los pies o palma de manos; laceraciones; erosiones; y equimosis en zonas de contacto o de apoyo.

Por otra parte, la gente que practica deporte al aire libre presentará a lo largo del tiempo enfermedades secundarias a la radiación ultravioleta del sol. Estas dolencias van desde lesiones benignas como manchas por el sol, envejecimiento cutáneo hasta lesiones precancerosas y cancerosas.

Consejos de la experta

  • En el caso de las infecciones es importante prevenir el exceso de humedad, secando bien las zonas de los pliegues. No compartir toallas ni calzados. No caminar descalzo y evitar practicar deportes cuando existen lesiones cutáneas infecciosas para no contagiar a los demás deportistas.
  • Para el caso de los traumatismos cutáneos es importante utilizar vestuario y calzado cómodos y adecuados para cada deporte. Usar la protección que se exige en las normativas de cada deporte.
  • En los deportes al aire libre utilizar ropa que proteja de la radiación ultravioleta y filtros solares con factor de protección solar no menor a 50 para UVB y alta protección para UVA.  El uso de gorro y lentes de sol son también indispensables para proteger el cuero cabelludo y los ojos.