Diabetes: 8 señales de advertencia que aparecen en la piel
18977
post-template-default,single,single-post,postid-18977,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,side_area_uncovered_from_content,qode-theme-ver-10.1.1,wpb-js-composer js-comp-ver-6.2.0,vc_responsive
 

Diabetes: 8 señales de advertencia que aparecen en la piel

La diabetes causa signos en la piel

Diabetes: 8 señales de advertencia que aparecen en la piel

La diabetes puede afectar muchas partes de su cuerpo, incluida la piel. Cuando la diabetes afecta la piel, a menudo es una señal de que sus niveles de azúcar en la sangre (glucosa) son demasiado altos. Esto podría significar que tiene diabetes no diagnosticada o prediabetes, o que su tratamiento necesita ser ajustado.

La mayoría de los problemas de la piel son inofensivos, pero pueden volverse graves en personas con diabetes. Un dermatólogo puede reconocer los problemas de la piel debido a la diabetes y ayudar en su manejo.

Si nota alguna de las siguientes señales de advertencia en su piel, es hora de hablar con su médico.

1-Manchas amarillas, rojizas o marrones en la piel

Esta condición de la piel a menudo comienza como pequeñas protuberancias elevadas y sólidas que parecen granos. A medida que avanza, estos bultos se convierten en parches de piel hinchada y dura. Los parches pueden ser amarillos, rojizos o marrones. El nombre médico para esta afección es necrobiosis lipodica.

También puede notar:

  • La piel circundante tiene una apariencia brillante de porcelana.
  • Puedes ver vasos sanguíneos
  • La piel pica y duele.
  • La enfermedad de la piel pasa por ciclos donde está activa, inactiva y luego activa nuevamente
2-Área más oscura de la piel que se siente como terciopelo

Un parche oscuro (o banda) de piel aterciopelada en la parte posterior de su cuello, axila, ingle u otro lugar podría significar que tiene demasiada insulina en la sangre. Esto es a menudo un signo de prediabetes. El nombre médico para esta afección de la piel es acantosis nigricans.

3-Piel dura y espesa

Cuando esto se desarrolla en los dedos de las manos y los pies, o en ambos, el nombre médico de esta afección es esclerosis digital. En las manos notarás una piel apretada y cerosa en el dorso. Los dedos pueden volverse rígidos y difíciles de mover. Si la diabetes ha estado mal controlada durante años, puedes sentir que tienes piedras en la punta de los dedos.

La piel dura, gruesa e hinchada puede extenderse, apareciendo en los antebrazos y la parte superior de los brazos. También se puede desarrollar en la parte superior de la espalda, los hombros y el cuello. A veces, la piel engrosada se extiende a la cara, los hombros y el pecho. En casos raros, la piel sobre las rodillas, los tobillos o los codos también se engrosa, lo que dificulta enderezar la pierna, apuntar el pie o doblar el brazo. Donde quiera que aparezca, la piel engrosada a menudo tiene la textura de una cáscara de naranja.

Este problema de la piel generalmente se desarrolla en personas que tienen complicaciones debido a diabetes o diabetes que es difícil de tratar.

4-Ampollas

Es raro, pero las personas con diabetes pueden ver repentinamente ampollas en su piel. Es posible que vea una gran ampolla, un grupo de ampollas o ambos. Las ampollas tienden a formarse en las manos, pies, piernas o antebrazos y se parecen a las ampollas que aparecen después de una quemadura grave. A diferencia de las ampollas que se desarrollan después de una quemadura, estas ampollas no son dolorosas. El nombre médico de esta afección es bullosis diabética o ampollas diabéticas.

5-Infecciones de la piel

Las personas con diabetes tienden a contraer infecciones de la piel. Si presentas este cuadro notarás uno o más de los siguientes:

  • Piel caliente e hinchada que duele
  • Una erupción cutánea con picazón y, a veces, pequeñas ampollas, piel seca y escamosa o una secreción blanca que se parece al requesón o queso ricota
  • Una infección de la piel puede ocurrir en cualquier área de su cuerpo, incluso entre los dedos de los pies, alrededor de una o más uñas y en el cuero cabelludo.
6-Llagas abiertas y heridas

Tener un nivel alto de azúcar en la sangre (glucosa) durante mucho tiempo puede conducir a una mala circulación y daño a los nervios. Es posible que haya desarrollado esto si ha tenido diabetes no controlada (o mal controlada) durante mucho tiempo.

La mala circulación y el daño a los nervios pueden dificultar que su cuerpo sane las heridas. Esto es especialmente cierto en los pies. Estas heridas abiertas se llaman úlceras diabéticas.

Si tiene diabetes, debe revisar sus pies todos los días para detectar llagas y heridas abiertas.

7-Piel extremadamente seca con picazón

Si tiene diabetes, es más probable que tenga la piel seca. El nivel alto de azúcar en la sangre (glucosa) puede causar esto. Si tiene una infección de la piel o mala circulación, esto también podría contribuir a la piel seca y con picazón.

8-Parches escamosos amarillentos alrededor de los párpados

Estos se desarrollan cuando la persona tiene niveles altos de grasa en la sangre. También puede ser una señal de que su diabetes está mal controlada. El nombre médico para esta afección es xantelasma.

Fuente: Academia Americana de Dermatología