Hongos en los pies: ¿qué hacer?
18193
post-template-default,single,single-post,postid-18193,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,side_area_uncovered_from_content,hide_top_bar_on_mobile_header,qode-theme-ver-10.1.1,wpb-js-composer js-comp-ver-5.6,vc_responsive
 

Hongos en los pies: ¿qué hacer?

Hongos en los pies: ¿qué hacer?

Una de las infecciones más comunes en la piel es la causada por hongos. Si bien estos pueden aparecer en distintas partes del cuerpo, el aumento de temperaturas y sudoración propias de los meses de verano, favorecen la aparición de “tiña pedis”, nombre que reciben los hongos de los pies.

El infectólogo de Clínica Ciudad del Mar, Dr. Marcos Huilcamán, señala que en el caso de los hongos que aparecen en los pies se debe principalmente a las altas temperaturas que alcanzan la zona de los zapatos y existe menos exposición a la luz lo que lo transforma en el medio más propicio para que estos crezcan.

Malos hábitos

Lo cierto es que la aparición de hongos es un problema muy común en las personas, y no se trata de una infección grave ni peligrosa, pero puede resultar muy incómoda y ser recurrente si no se trata correctamente.

Por otro lado, no es raro atribuir su presencia a la falta de higiene, pero el Dr. Huilcamán advierte que no tiene que ver solo con la limpieza sino con medidas que se toman para evitar que ese hongo se desarrolle. “Tiene relación con el tipo de calzado que se usa y la transpiración excesiva de los pies, así como no secarse las zonas interdigitales después del baño o piscina”, puntualiza.

Tratamiento

Por lo general todos los hongos mejoran con crema. La única forma que no mejoren es por mantener la condición que motivó que creciera el hongo, es decir, no secarse de forma adecuada y mantener los pies húmedos.

El especialista de Clínica Ciudad del Mar recalca que cuando la superficie del hongo es muy extensa se complementa con alguna pastilla que logre sacar el hongo de forma adecuada. El tratamiento es variable y depende mucho de la extensión de la infección, pero ya con 2 semanas de tratamiento se debiera lograr controlar de forma adecuada.

En cuanto a las recomendaciones para evitar su contagio, la principal precaución que uno debe tener es evitar que la zona de los pies quede mojada durante mucho rato. “Más que quede mojada es que quede oscura, sin aire y con temperaturas elevadas. Se recomienda secar muy bien la zona expuesta y si se tiene mucha predisposición a  los hongos en los pies se deben utilizar calzados más bien abiertos, cosa de que se evapore la transpiración que se genera sobre todo en los meses de verano”, indica.