Lactancia: ¿qué hago si mi bebé se pone inquieto al pecho?
19196
post-template-default,single,single-post,postid-19196,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,side_area_uncovered_from_content,qode-theme-ver-10.1.1,wpb-js-composer js-comp-ver-6.2.0,vc_responsive
 

Lactancia: ¿qué hago si mi bebé se pone inquieto al pecho?

Algunos bebé se ponen inquietos al pecho

Lactancia: ¿qué hago si mi bebé se pone inquieto al pecho?

Algunos bebés se ponen muy inquietos cuando están tomando el pecho durante la etapa de lactancia. A veces pasa que se alejan y toman el pecho varias veces, algunos se retuercen, otros parecen incómodos o molestos.

Es ahí cuando comienzan nuestras dudas e inseguridades: ¿estará saliendo leche?, ¿le habrá caído mal mi leche al bebé?, ¿le gustará el sabor de mi leche?

Pero veamos qué puede estar pasando:

1-Puede que el bebé no esté cómodo

Cuando el bebé se acopla de una manera inadecuada o desalineada su agarre es más superficial, por lo que tiene que hacer esfuerzos enormes para conseguir la leche. Pelea con el pecho porque no consigue sacar la leche que requiere para saciarse. Además, es probable que a nosotras nos duela el pecho.

Al momento de amamantar debemos siempre observar la postura nuestra y la del bebé. El pequeño debe estar siempre alineado (oreja-hombro-cadera) y a su vez debe estar alineado con el cuerpo de la mamá (su nariz frente al pezón).

2-Incomodidad gastrointestinal

Cuando el bebé mama en una postura incorrecta tiene un agarre superficial o una succión aún muy inmadura. Entonces solo logra extraer del pecho la leche más rica en lactosa, con la cual se sobresatura. Y es que la lactosa fermenta en el intestino provocando mayor cantidad de gases que, por una inmadurez propia del sistema digestivo, al bebé le cuesta eliminar.

La limitación de las tomas en cada pecho también provoca que el lactante ingiera un exceso de lactosa. Ideas:

  • Dejemos que el bebé mame bien del pecho y se suelte espontáneamente. Luego ofrécele el segundo pecho de postre. Recuerda que cuando el bebé llega a la grasita de la leche le gusta terminar con un poquito más de agua del segundo pecho.
  • Comprimir la mama mientras el bebé succiona ayuda para que llegue mejor y más rápido a la leche con más grasa.

3-Problemas con la eyección de la leche

Puede que el reflejo de eyección esté retrasado o inhibido. La falta de confianza y el dolor durante la lactancia pueden acarrear una inhibición de la oxitocina. La oxitocina es la hormona responsable de la expulsión de la leche y está muy influida por el entorno y las emociones.

¿Han notado que cuando estamos con la mama muy congestionada intentamos que salga leche, hacemos masajes, aplicamos calor, pero a la leche le cuesta salir del pecho? Bueno, cuando nuestro nivel de estrés se eleva también se eleva el cortisol, y esta hormona inhibe en parte la acción de la oxitocina, por lo que puede provocar una salida más lenta de la leche en el pecho. Sin embargo, estas situaciones son transitorias. Una vez que la oxitocina se estabiliza, la leche vuelve a fluir.

Técnicas de relajación, masaje en el pecho de estimulación, aplicación de calor antes de cada toma, y/o extraer un poco de leche nos puede ayudar a mejorar el flujo. También puedes masajear el otro pecho mientras el bebé mama del otro para que eyecte antes. Además de intentar relajarnos.

4-Reflejo de eyección intenso

Algunas mujeres tienen fuertes descargas de oxitocina cuando el bebé estimula el pecho. Esto ocasiona una salida exagerada e intensa de leche que puede atragantar al bebé al no poder controlar el flujo. Esto efectivamente lo incomoda.

Extraer leche materna antes de la toma para reducir el flujo de una eyección intensa es muy efectivo en estos casos. También podemos hacer una pinza por sobre la areola para disminuir el flujo de salida de la leche.

Estas son las situaciones más frecuentes por las que un bebé no realiza tomas tranquilas. Las crisis de crecimiento también son una de ellas, pero la razón es otra.

Para cada una de estas situaciones existen técnicas de lactancia que podemos utilizar. Si las aplicamos de manera correcta nuestro bebé estará mucho más tranquilo a la hora de comer.

Por: Paulina Campos, enfermera y asesora de lactancia. Instagram: @blactancia  –  www.blactancia.cl