Luz azul del celular puede causar fotoenvejecimiento de la piel | Detergentes Popeye
18540
post-template-default,single,single-post,postid-18540,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,side_area_uncovered_from_content,qode-theme-ver-10.1.1,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.3,vc_responsive
 

Luz azul del celular puede causar fotoenvejecimiento de la piel

Luz azul del celular puede causar fotoenvejecimiento de la piel

Mucho se habla acerca de los daños que provoca el sol en nuestra piel. Lo que no se sabe es que en nuestras casas y trabajos convivimos con un elemento que puede causar aún más envejecimiento de la piel: el celular.

La doctora Irene Araya, dermatóloga de Clínica Santa María, explica que tanto los celulares como las tablets (pantallas) afectan la piel al emitir luz visible de alta intensidad o luz azul. Ésta es absorbida por la piel pudiendo generar daño de las células a través del llamado estrés oxidativo. Se generan moléculas llamadas óxido radicales que son capaces de generar este daño.

En definitiva, las pantallas del celular y la tablet causan daño solar, fotoenvejecimiento y presencia de manchas antiestéticas en nuestra piel. “Aún no se ha descrito en la literatura la posibilidad de que actúen favoreciendo la producción de tumores. Faltan estudios que lo comprueben”, señala la doctora.

¿Existe solución?

De acuerdo a la dermatóloga, una forma de prevenir es exponerse a estas fuentes de luz por períodos de tiempo adecuados, uso de protector solar tanto dentro como fuera de la vivienda y uso de pantallas protectoras de radiación electromagnética sobre los dispositivos (celular y tablet). También se recomienda el uso de antioxidantes orales y aplicación local en cremas o sueros.

¿Cómo reconocer una piel sana y una piel que necesita ayuda?

La Dra. Araya menciona los siguientes signos de una piel sana:

  • Coloración uniforme.
  • Luminosa.
  • Sin manchas claras u oscuras.
  • Bien hidratada.
  • Sin descamación.
  • Al tacto mantiene una textura lisa.
  • Temperatura adecuada a las condiciones climáticas.

Por otra parte, para saber si nuestra piel necesita ayuda debemos fijarnos en lo siguiente:

  • Coloración anormal: pálida, azulada, rosada intensa, etc.
  • Presencia de manchas, ya sean claras u oscuras (pueden manifestar un trastorno.
  • Aspecto seco y escamoso.
  • Presencia de lesiones visibles o al tacto.