Blog Popeye / Manchas en la piel del bebé
17404
post-template-default,single,single-post,postid-17404,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,side_area_uncovered_from_content,qode-theme-ver-10.1.1,wpb-js-composer js-comp-ver-6.2.0,vc_responsive
 

Manchas en la piel del bebé

Manchas en la piel del bebé

Es frecuente que un recién nacido, al momento de nacer o días después, presente manchas o cambios en la coloración de su piel. Esto causa preocupación entre los padres, quienes no saben exactamente qué puede estar sucediendo. Y es que claramente sabemos que los bebés presentan piel sensible por ser ésta más fina y delicada.

A continuación se muestran algunas situaciones que no representan un problema en sí mismo, ni son signo de alguna enfermedad en otro órgano. Es lo que en medicina se llama “manifestaciones fisiológicas del recién nacido”.

Melanina

Los cambios de color en la piel que involucran el depósito de melanina se relacionan con las siguientes manifestaciones:

-Melanosis dérmica: Comúnmente conocida como mancha mongólica (por su presencia frecuente en poblaciones asiáticas). Se trata de manchas azul-pizarra que pueden ser pequeñas o grandes, solitarias o múltiples. Se ubican principalmente en la zona sacra o glútea. En esta localización tienden a desaparecer con la edad, mientras que en localizaciones extra sacras tienden a persistir.

-Hiperpigmentación epidérmica transitoria: Se observa en pacientes de piel más oscura y se ubica en genitales, línea media abdominal y base de uñas. Debe ser diferenciada de la hiperplasia adrenal congénita, que se acompaña de genitales ambiguos y tiene riesgo vital.

Alteraciones que no incluyen melanina

-Ictericia neonatal fisiológica: Se produce debido al alza transitoria de bilirrubina en la sangre. Se observa un color amarillento en piel y escleras (parte blanca del ojo).

-Tinción por meconio: Oscurece el vérnix caseoso y deja manchones café amarillentos en parches, que desaparecen al descamarse la piel.

Alteraciones vasculares

Los cambios de color por alteraciones vasculares se deben a inestabilidad vasomotora por el cambio de ambiente desde un medio acuoso termo-regulado al medio externo. En estos casos, frente al frío, un recién nacido puede manifestar:

-Cutis marmorata: Reticulado violáceo principalmente en extremidades (no confundir con cutis marmorata telangiectática congénita).

-Acrocianosis: Corresponde a la coloración violácea de labios, manos y pies. Estas condiciones mejoran al abrigar al bebé y tienden a ser menos frecuentes a mayor edad.

-Fenómeno arlequín: Es una condición infrecuente en niños de término que se manifiesta de la siguiente manera: al estar acostado de lado, la mitad del cuerpo que está apoyada sobre el colchón se pone intensamente roja y la otra mitad del cuerpo empalidece. Dura de segundos a minutos, se debe a la posición de lado (decúbito lateral) y se extiende por un período de 3 semanas. La coloración se homogeniza con cambio de posición o aumento de la actividad motora.

-Rubor por exceso de hemoglobina: Ocurre normalmente en el recién nacido y disminuye en el posparto. En partos gemelares donde ha ocurrido transfusión feto-fetal, la coloración rosada de los hermanos puede ser notoriamente distinta (uno muy rubicundo y el otro muy pálido).

-Ectasias capilares o manchas salmón: Malformaciones vasculares superficiales menores que ocurren frecuentemente en el occipucio, párpados y glabela. Son manchas de color rosado pálido que van desapareciendo dentro del primer año de vida. Es importante diferenciarlas de las malformaciones capilares tipo “mancha en vino de oporto”, que se van oscureciendo con el tiempo, tienen una distribución unilateral y no desaparecen. También es importante diferenciar las manchas salmón de los hemangiomas, los cuales antes de iniciar su período de crecimiento pueden comenzar como una discreta mancha roja en el período neonatal.

 

Por: Daniela Kramer, dermatóloga.