Blog Popeye |3 mitos sobre la alimentación en el embarazo
17325
post-template-default,single,single-post,postid-17325,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,side_area_uncovered_from_content,qode-theme-ver-10.1.1,wpb-js-composer js-comp-ver-6.2.0,vc_responsive
 

3 mitos sobre la alimentación en el embarazo

3 mitos sobre la alimentación en el embarazo

En Chile, entre el 25 y 35% de mujeres en edad fértil enfrentan el embarazo con sobrepeso. Este factor genera un alto riesgo de que, después de tener a su hijo, terminen siendo obesas. A ello contribuyen elementos ambientales y sociales, como la aceptación del aumento de ingesta y ganancia de peso durante el embarazo. Además, durante este período, se tiende a dejar de lado la actividad física que la mujer realizaba previamente. Así tiene mayores momentos de inactividad.

La nutrióloga y diabetóloga de Clínica Santa María, Dra. Ana Claudia Villarroel, enumera tres mitos sobre el embarazo y la alimentación.

1-Durante el embarazo se debe comer por dos

Esta creencia es falsa, ya que según las recomendaciones una mujer que inició su gestación con un peso normal necesitará una suplementación por sobre su requerimiento calórico normal. Esto va entre 110 calorías extra por día en las etapas iniciales y 220 calorías en la recta final, muy por debajo de lo que consumen dos personas.

2-Los antojos reflejan una carencia de algún nutriente

Falso. Durante esta etapa es frecuente tener más apetencia por alimentos procesados, azucarados y refinados y no por los que contienen los nutrientes necesarios para el organismo. Por ello, es importante que se consuman moderadamente. Son los principales contribuyentes al aumento de peso, mientras que el azúcar produce una mayor ansiedad por comidas calóricas. En su lugar se deben preferir los lácteos y proteínas. En cuanto a los carbohidratos, se deben elegir aquellos menos procesados y más ricos en fibra.

3-Para evitar subir de peso o tener diabetes hay que eliminar completamente los carbohidratos

Falso. La clave es la moderación y nunca la omisión de estos alimentos, ya que en cantidades adecuadas aportan nutrientes imprescindibles para el óptimo desarrollo del bebé.