Blog Popeye | ¡No debes usar mientras amamantas!
17206
post-template-default,single,single-post,postid-17206,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,side_area_uncovered_from_content,qode-theme-ver-10.1.1,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.3,vc_responsive
 

¡No debes usar celular mientras amamantas!

¡No debes usar celular mientras amamantas!

No es raro ver a niños solos en los parques porque sus mamás chatean en el celular. O mamás que dejan de hablar con sus hijos para responder mensajes en su smartphone. Un hábito frecuente en la actualidad y que, desde hace un tiempo, se ha extrapolado al proceso de lactancia. ¿Por qué? Porque algunas madres usan sus móviles para revisar sus redes sociales o comunicarse con otros mientras amamantan a sus hijos. ¿Afecta esto la relación con el bebé?

“Sin duda afecta. El momento de alimentar a un lactante debe ser íntimo y es la instancia perfecta para fortalecer el apego en los niños. Al nacer, ellos pueden ver a una distancia máxima de 20 cm. Esta es la distancia que existe entre el pezón y el rostro de la madre. Por lo tanto, podemos deducir que para el niño es importante mirar el rostro de su mamá mientras se alimenta. Esto le da seguridad”, afirma Francisca García, matrona coordinadora del Programa de Lactancia de Clínica Tabancura.

No favorece el contacto visual y físico

La especialista enfatiza que el uso de celulares no favorece ni el contacto visual ni el físico. Y ambos son esenciales para este apego seguro. “El ejemplo más claro ocurre al nacer. Está comprobado que los niños que realizan apego piel con piel con sus madres, de forma ininterrumpida las dos primeras horas, logran más fácilmente el primer acople al pecho dentro de ese tiempo. Ello redunda en una mayor tasa de lactancia exitosa a futuro”, señala.

También explica que cuando la madre amamanta libera oxitocina, hormona necesaria para el reflejo de eyección de la leche. La llamada “hormona del amor” relaja a la madre y al niño, el que siente placer con la succión, junto con saciar su hambre.

Contaminan y traen microbios

Sin dudar, la matrona de Clínica Tabancura aconseja dejar de lado los teléfonos móviles al amamantar. Además, al tocarlos, las mamás se contaminan las manos. “El celular está lleno de microorganismos patógenos, similar a la cantidad que encontramos en los pasamanos del metro, que fácilmente la madre puede transmitir de su mano al recién nacido, sobre todo cuando se está alimentando”, enfatiza.

El mejor consejo para las mamás es que aprovechen el momento único de conexión con los hijos que regala la lactancia. Lo ideal es hacerlo en un lugar tranquilo, donde la madre no se sienta estresada y en condiciones que ella considere cómodas.