Blog Popeye |¿Piel reseca?
17307
post-template-default,single,single-post,postid-17307,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,side_area_uncovered_from_content,qode-theme-ver-10.1.1,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.3,vc_responsive
 

¿Piel reseca?

¿Piel reseca?

Los ambientes muy secos pueden afectar la piel volviéndola reseca y con picazón, especialmente en personas adultas con sensibilidad cutánea y bebés. El problema es que la piel reseca e irritada tiene más probabilidad de infectarse, mientras que la comezón puede transformarse en una molestia en el día a día.

Una solución son las cremas humectantes, que funcionan bien para tratar la piel reseca. Es importante que sean hipoalergénicas, es decir, que no ocasionen una reacción alérgica. La crema debe ponerse unas 3 a 4 veces al día y especialmente después de mojarse o bañarse. Esto atrapará la humedad del agua.

Cambiar los hábitos a la hora del baño también puede ayudar. El exceso de tiempo bajo la ducha puede resecar la piel. Lo ideal es tomar baños cortos con agua tibia y utilizar productos de aseo suaves (jabones de avena, con pH neutro), los mismos que se utilizan para piel sensible. Especial cuidado se debe tener con la zona genital, existiendo en la actualidad productos de aseo específicos para ella.

Algunas personas utilizan aceites de baño para ayudar a que su piel se reseque menos, incluyendo aquellos pensados para bebés. Sin embargo, se debe tener cuidado y prevenir accidentes asociados al piso resbaladizo de la tina. Lo mejor es ponerse el aceite en la piel después de terminar el baño.

Aliviar la comezón

Una crema humectante puede ser todo lo que la persona necesite para aliviar la comezón. Si no ayuda lo suficiente se requiere visitar al dermatólogo para probar el uso de una crema dermatológica, durante un periodo que recomiende el especialista, o algún otro medicamento.

En la consulta con el médico debe informar acerca de los productos que está utilizando, así como de los hábitos de baño y antecedentes familiares de piel reseca o delicada, a fin de encontrar juntos la solución más adecuada.

 

Fuente: Academia Americana de Médicos de Familia.