Blog Popeye | Todo lo que debes saber sobre la cabeza del bebé
17187
post-template-default,single,single-post,postid-17187,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,side_area_uncovered_from_content,qode-theme-ver-10.1.1,wpb-js-composer js-comp-ver-6.2.0,vc_responsive
 

Todo lo que debes saber sobre la cabeza del bebé

detergente hipoalergénico

Todo lo que debes saber sobre la cabeza del bebé

¿Eres de las mamás que piensan que los bebés nacen con cabecitas perfectamente redondas? Lo cierto es que para todas las que han tenido o tendrán un parto vaginal, es una bendición que el cráneo de los pequeños esté hecho de placas óseas suaves. Esto les da la capacidad de comprimirse o superponerse para ajustarse al estrecho canal de parto. Proceso conocido como moldeado.

Por ejemplo, para algunos bebés, aquellos que “encajan” bien antes de nacer (se posicionan con la cabeza dentro de la cavidad pélvica de la mamá antes del parto) o aquellos que deben sobrevivir a largos trabajos de parto y canales estrechos, el resultado es que a menudo la forma de la cabeza se parece más a un cono que a una forma redonda.

Si pasas los dedos sobre el cráneo del recién nacido, también descubrirás que puedes sentir rugosidades en las áreas donde las placas óseas del cráneo se han superpuesto. En resumen, las cabezas en forma de cono son bastante normales. Afortunadamente, en las próximas semanas los huesos se redondearán y las rugosidades desaparecerán. Esto suponiendo que el bebé no pasa demasiado tiempo acostado con su cabeza en una sola posición. Esto es causa común, pero fácilmente evitable, de que la parte de atrás o lateral de la cabeza se aplane (plagiocefalia).

El punto blando

Notarás que 1 o 2 áreas en la cabeza del bebé parecen no tener protección ósea. Estos puntos blandos, llamados fontanelas (anterior para la más grande en el frente, posterior para la más pequeña y por lo general menos notoria en la parte de atrás), son grietas en el cráneo de un recién nacido que permitirán que el cerebro tenga un crecimiento rápido el próximo año. Muchos padres tienen miedo de tocar estos puntos blandos. Pero a pesar de que no tienen una capa ósea, están bien protegidos para soportar la manipulación diaria del bebé. Otras cosas que debes saber acerca de los puntos blandos son:

  • En bebés pequeños, un punto blando hundido (cuando se combina con una mala alimentación y pañales secos) puede sugerir deshidratación.
  • En algunos casos, el punto blando en la parte superior de la cabeza puede parecer que pulsa. No debes preocuparte. Este movimiento es muy normal y refleja el pulso visible de la sangre que corresponde con el latido del corazón del bebé.

 

Protuberancias y moretones

Además del moldeado, no es raro que los recién nacidos tengan un poco de inflamación o moretones en el cuero cabelludo inmediatamente después del  parto. Por lo general, la inflamación es más evidente en la parte superior de atrás de la cabeza y médicamente se le llama cráneo (forma resumida de caput succedaneum).

Cuando se producen moretones en la cabeza durante el parto, el resultado puede ser un área blanda, conocida como cefalo-hematoma. Generalmente, los moretones e inflamación son inofensivos y desaparecen por sí solos en los primeros días y semanas de vida. Pero pueden ser un factor que contribuye a la ictericia.

 

Fuente: Academia Americana de Pediatría.