Cómo el sistema nervioso afecta nuestra piel | Detergentes Popeye
18690
post-template-default,single,single-post,postid-18690,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,side_area_uncovered_from_content,qode-theme-ver-10.1.1,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.3,vc_responsive
 

Cómo el sistema nervioso afecta nuestra piel

Cómo el sistema nervioso afecta nuestra piel

Cuando estamos nerviosos o estresados por situaciones diversas nuestro cuerpo también se resiente. No solo afecta nuestra mente y emociones, sino que pueden presentarse síntomas físicos concretos. Es lo que algunos llaman somatización. Y esto puede manifestarse en la piel.

De acuerdo a la doctora Irene Araya, dermatóloga de Clínica Santa María, el sistema nervioso afecta la piel a través de la liberación de mediadores inflamatorios que se producen durante el estrés. Estos mediadores activan terminaciones nerviosas, las cuales están ampliamente distribuidas en la piel, activando o exacerbando una condición previa.

“El principal síntoma que se activa en estos casos es el prurito o picazón, generando un empeoramiento de enfermedades del paciente. Dentro de las enfermedades fuertemente ligadas a situaciones de estrés está la psoriasis, dermatitis atópica y cuadros alérgicos en general”, señala.

El principal síntoma en la piel derivado del nerviosismo es la picazón. Sin embargo, pueden manifestarse otros como el ardor o incluso dolor en algunas áreas, por estímulos en otros grupos nerviosos.

Enfermedades psicocutáneas

La especialista señala que existen también las llamadas enfermedades psicocutáneas. Éstas se generan en forma mayoritaria por trastornos psicológicos o incluso psiquiátricos.

Dentro de este grupo se encuentran la tricotilomanía, que es cuando la persona se arranca pelos en forma reiterada, y las excoriaciones neuróticas, que implica rascarse en forma intensa la piel, muchas veces en forma inconsciente, provocando heridas importantes.

Solucionar el problema 

El dermatólogo es el médico que inicialmente pesquisa estas enfermedades para diferenciarlas de otros procesos dermatológicos.

En forma inicial las puede tratar este especialista, pero a veces hay que derivar al psiquiatra para que los pacientes reciban un tratamiento más farmacológico y no farmacológico más específico.