Cómo evitar la acumulación de cosas en el hogar
Cómo evitar la acumulación de cosas en el hogar
19272
post-template-default,single,single-post,postid-19272,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,side_area_uncovered_from_content,qode-theme-ver-10.1.1,wpb-js-composer js-comp-ver-6.2.0,vc_responsive
 

Cómo evitar la acumulación de cosas en el hogar

Cómo evitar la acumulación de cosas en el hogar

Si una experta en organización del hogar entra a nuestra casa es muy probable que encuentre más cosas de las que realmente necesitamos. Y es que las personas solemos acumular objetos, haciendo que nuestro hogar se vea desordenado y desorganizado. Esto se traduce en problemas de higiene o pérdida de tiempo por no encontrar las cosas.

Un hogar ordenado, limpio y con espacios despejados es grato a la vista y nos ofrece mayor bienestar. No olvidemos que es nuestro principal refugio, sobre todo ahora que estamos más tiempo en él por causa del teletrabajo.

Conversamos con Jeannette Escudero, fundadora de @hogarnizarte, para descubrir algunos consejos útiles y evitar transformarnos en acumuladores compulsivos.

¿Cómo hacer que toda la familia sintonice con el orden?

Lo mejor es el ejemplo. Si mis hijos o mi marido me ven ordenando, hay más probabilidad de que se contagien con la misma conducta. Debemos transmitirles el mensaje de que el orden y la organización es muy positivo para todos, porque si la casa está desorganizada se pierden cosas o se producen peleas porque hay un miembro de la familia que le gusta acumular e invade el espacio del otro. Por ejemplo, cada uno debiese utilizar su clóset y no invadir el clóset del marido o de los hijos. A veces pasa que los clósets infantiles se transforman en espacios para poner sábanas, toallas o cosas de otro tipo. Debemos practicar con el ejemplo teniendo en mente que en la casa solo se necesita lo justo y necesario.

¿Es una buena conducta el guardar algo por si me sirve después?

Guardar por si acaso no debería hacerse. No tenemos una bola mágica y pueden pasar años sin necesitar ese objeto que guardamos. Por ejemplo, hay mujeres que guardan vestidos de fiesta que ocupan mucho espacio y quizás pasan 10 años o más sin usarlos. Además, hoy existe la posibilidad incluso de arrendar vestidos. Podemos tener nuestra casa llena de objetos “por si acaso”, pero nuestra casa no es bodega.

Si eres aficionado a guardar botellas, envases, plásticos, cartones o maderas es cierto que algunas de estas cosas puedes reciclarlas dando vida a otro objeto, pero debes tener un límite. Por ejemplo, puedes tener un “canasto de límite” para guardar envases de vidrio. Si las botellas sobrepasan el canasto, todo lo que sobra se va a los puntos de reciclaje.

Un espacio típico de acumulación son las logias y bodegas. ¿Qué aconsejas para mantener un control?

Lo cierto es que en la logia solo debería estar lo relacionado con el lavado y secado de ropa. Lo primero es preguntarse por qué esos lugares se llenan de cosas. La respuesta es simple: porque no tienen un espacio en la casa. Porque compramos cosas y no pensamos con antelación dónde iban a estar ubicadas. En el fondo, son cosas que están demás.

En las bodegas la gente efectivamente guarda exceso de objetos, incluso a veces arriendan bodegas para acumular aún más. Esto no tiene sentido. Lo correcto es descartar y ser sincero con uno mismo para evitar que estos espacios se inunden.

Los veladores también acumulan muchas cosas. ¿Cómo organizarlos de buena forma?

En los veladores tendemos a guardar de todo: remedios, lápices, libros, botones, monedas, etc. La idea es que en el velador solo haya espacio para un libro o libreta, un reloj y el celular. Para que no se desordene el cajón interior debemos usar contenedores pequeños que nos permitan dejar cada cosa en su lugar: un espacio para joyas, un espacio para el celular y su cable, etc.

Otro punto importante, pensando en los veladores, es que todo lo que usemos vuelva siempre a su lugar de origen. A veces llevamos una taza o un vaso y queda ahí por el día entero (o días a veces). Debemos mantener las superficies despejadas. Si dejas de leer un libro este se va de vuelta a la biblioteca. Mientras más despejados tengamos nuestras superficies más fácil será limpiar.

Hay personas que aman los zapatos y suelen acumular varios pares. ¿Cómo organizarlos de buena forma?

Lo primero es descartar los zapatos que no ya no usas o no te gustan. A veces tenemos algunos zapatos incómodos y los seguimos teniendo. ¡Ningún clóset aguanta 100 zapatos! Solo después de realizar este descarte podemos aplicar un sistema de organización. Hay clósets modernos que vienen con zapateros para dejarlos ordenados. Pero si tenemos un clóset sin zapatero podemos buscar cajas organizadoras para calzado que son transparentes para ver el interior y con manilla. También hay cajas de cartón con un espacio de visor para ver el modelo. Si tienes los zapatos en la caja original puedes sacarle una foto y pegarla en la caja para saber lo que guarda y no estar abriendo caja por caja. Hay organizadores con forma de estantes con fierritos y también sirven. Otra buena idea para ahorrar tiempo es guardar los zapatos por temática: zapatillas en una fila, taco alto en otra fila, botines en otra fila. Lo que no se ve no se usa, por lo que es importante dejar el calzado visible. El orden ahorra tiempo y dinero, porque sabemos lo que tenemos.

Pensando en cajas organizadoras, ¿cómo elegir lo más apropiado?

Antes de comprar cajas organizadoras siempre recomiendo aprovechar lo que ya tenemos en casa como para transformarlo en eso. Luego debemos ver qué cosas se quedarán y qué cosas se irán. Después de estos dos ejercicios, si vemos que necesitamos más organizadores podemos comprar en supermercados, tiendas de hogar o incluso en mall chinos. Los organizadores pueden ser de distintos materiales: cartón, plástico, acrílico, etc. También está la opción de canastos. Lo ideal es que sean del mismo color para evitar que se vea desordenado (el exceso de colores no se ve bien). Y que ojalá sean del mismo color del mueble donde irán, por ejemplo, muebles blancos con organizadores blancos o transparentes.