Cómo lavar los distintos tipos de textiles
19101
post-template-default,single,single-post,postid-19101,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,side_area_uncovered_from_content,qode-theme-ver-10.1.1,wpb-js-composer js-comp-ver-6.2.0,vc_responsive
 

Cómo lavar los distintos tipos de textiles

Todos los textiles se lavan distinto

Cómo lavar los distintos tipos de textiles

Hay prendas textiles que requieren cuidados especiales. Las especificaciones de sus etiquetas nos dan indicaciones que facilitan la tarea de conservación y tratamiento. Pero cada tejido necesita un tipo de limpieza distinto en función de su composición.

Los tejidos de la ropa están formados por una serie de hilos entrelazados entre sí, que dispuestos de una determinada manera, conformando una especie de lámina tupida, es decir, lo que conocemos habitualmente como tela.

Existen diferentes tipos de textiles, cada uno de ellos tiene distinta elasticidad, textura y suavidad. Los tipos de textiles más utilizados antiguamente eran el algodón, la lana y el lino, todos ellos de origen vegetal y animal. Pero la industria cada vez suele emplear más materiales sintéticos.

En función de los tipos de textiles que se hayan utilizado para fabricar una prenda esta requerirá un tipo de limpieza determinado. Pero además de prendas de ropa, los textiles se utilizan para confeccionar otros productos como mantas, cortinas, alfombras y otros artículos del hogar.

Algodón

El algodón es uno de los materiales más utilizados para fabricar ropa, toallas, paños de cocina, manteles, etc. Es un material resistente, poco elástico y propenso a las arrugas. Aunque su limpieza no es demasiado complicada, no siempre se lava correctamente.

Es importante que miremos las etiquetas de las prendas para confirmar que su composición es 100% de algodón. En este caso, las prendas admiten ser lavadas tanto en agua fría como en agua caliente. Pero para evitar que tus prendas de algodón encojan o pierdan el color es mejor no superar los 30 grados de temperatura.

Lana

Es un tejido bastante delicado, por lo que para su limpieza siempre seguiremos las instrucciones presentes en la etiqueta.

La mayoría de las lavadoras incluyen un programa de lavado especial para prendas de lana, que no utiliza el centrifugado. Pero si tu lavadora no cuenta con este programa especial, recuerda lavar las prendas siempre con agua tibio y por debajo de los 30 grados.

Si tienes miedo a que la prenda se estropee en la lavadora, puedes optar por lavarla a mano con un poco de agua tibia y jabón de lavar. Una vez limpia, ¡recuerda no utilizar la secadora!

Poliéster y nylon

Ambas son telas sintéticas resistentes, duraderas y fáciles de lavar. Suelen mezclarse con las fibras naturales para que el cuidado de la prenda sea más fácil.

Para lavar este tipo de tejido puede utilizarse agua tibia, ya que el agua fría no eliminará las manchas del poliéster y el agua caliente puede hacer que la ropa encoja o destiña. También conviene utilizar suavizante, ya que así se evita que las pelusas de otras prendas queden pegadas al poliéster o nylon.

Lino y seda

El lino es un textil muy resistente, por tanto, al igual que el algodón puede lavarse en la lavadora con agua caliente y centrifugado.

Con respecto a la limpieza de la seda, es mejor seguir las instrucciones del fabricante, ya que se trata de un material muy delicado.

Fuente: Aecetia.es