Consejos para que tu ropa no se enganche en la lavadora
19073
post-template-default,single,single-post,postid-19073,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,side_area_uncovered_from_content,qode-theme-ver-10.1.1,wpb-js-composer js-comp-ver-6.2.0,vc_responsive
 

Consejos para que tu ropa no se enganche en la lavadora

La ropa puede sufrir daños

Consejos para que tu ropa no se enganche en la lavadora

Todos usamos la lavadora al menos dos o tres veces por semana. Como electrodoméstico de uso regular, es importante que nos preocupemos de su mantenimiento para que nuestra ropa siga en perfectas condiciones.

Los expertos de LG entregan a continuación algunos consejos para evitar que esto siga pasando, con el fin de que no te encuentres un hoyo inesperado en tu ropa limpia.

¿Por qué tu ropa se queda enganchada?

La razón más común de que nuestra ropa quede enganchada en el tambor de la lavadora es que queden objetos incrustados en los orificios de esta. Entonces, cuando se lava, algunas prendas quedan enganchadas y pueden llegar a romperse en el centrifugado. Para evitar esto es necesario revisar que no haya objetos como monedas, clips u horquillas, dentro de los bolsillos o en cualquier parte de tu ropa, ya que pueden ocasionar problemas en muchos tipos de géneros. Y no solo esto: también pueden echar a perder tu lavadora si se quedan en la bomba de desagüe o en las mangueras.

Es posible también que con los años la lavadora vaya sufriendo daños en la superficie del canasto giratorio. Si tu ropa sale con hoyos, examina cuidadosamente el canasto. Podría haber rasgaduras o incluso un orificio del tambor alargado que ahora tenga un borde afilado. Un buen consejo para revisar esto es usar una media de nylon estirada sobre una mano para así sentir todo el recorrido alrededor del tambor y ver si algo se engancha, como recomiendan en la página inglesa White Goods Help.

Las paletas de tambor sueltas o rotas también pueden dañar la ropa, por lo que es importante verificar el estado de nuestra máquina y buscar un reemplazo si es necesario. Es importante revisar esto a tiempo porque dejarlo así por largos períodos podría ocasionar un problema mayor.

Cierres, hebillas y alambres

A veces la misma ropa puede romper otros géneros que ponemos en un mismo lavado, como cierres de pantalones o chaquetas. Para esto te recomendamos cerrar los cierres y dar vuelta las prendas, dejándolas al revés. Así evitarás que otra prenda se enganche. También hay que tener cuidado con la ropa que tiene botones o hebillas de metal, como sostenes.

Los alambres de sostenes frecuentemente generan problemas en las lavadoras. Estos pueden salirse durante el lavado y quedar atrapados debajo del tambor. Si esto ocurre, se escuchará un ruido de raspado cuando el tambor gire, pero dependiendo de dónde quede este alambre, también es posible que no suene. Los extremos de estos alambres pueden ser filosos, especialmente si se rompen, y durante el centrifugado la ropa se puede enganchar y terminar rota. Por esto, los sostenes son una prenda con la que hay que tener especial cuidado. Una alternativa a este problema es poner la ropa delicada en bolsas de lavado de red.

Fuente: www.lgblog.cl