Blog Popeye | Cómo evitar la contaminación intradomiciliaria
17088
post-template-default,single,single-post,postid-17088,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,side_area_uncovered_from_content,qode-theme-ver-10.1.1,wpb-js-composer js-comp-ver-6.2.0,vc_responsive
 

Cómo evitar la contaminación intradomiciliaria

calor de hogar

Cómo evitar la contaminación intradomiciliaria

En invierno el uso de calefactores de diversa índole es una necesidad prioritaria para mantener el hogar. El doctor Víctor Aliste, de Centros Médicos Vidaintegra, explica que “el frío y los cambios en la sensación térmica suelen causar distintas enfermedades. Pero también el estar completamente encerrado y con calefacción puede generar los mismos malestares o incluso otros más graves”.

Lo anterior ocurre por la denominada contaminación intradomiciliaria. Según explica el broncopulmonar, corresponde a toda emisión de sustancias contaminantes que se produce al interior de casas, colegios y oficinas. Las causas principales son la calefacción (parafina, bencina, leña, carbón), humo de cigarrillo y otros menos frecuentes como pinturas o insecticidas.

El especialista afirma que los efectos nocivos en la salud son variables y dependen del tipo de contaminante, concentración y el tiempo de exposición a ellos. “Pueden ser agudos e ir desde irritación de ojos y nariz, a enfermedades respiratorias o crónicas como cáncer pulmonar”, enfatiza.

El uso de calefacción con estufas a gas o parafina suelen ser las más utilizadas, pero también dos de las que más contaminan si es que no se realiza la ventilación necesaria durante su uso. De la misma manera, es esencial realizar una mantención adecuada de este tipo de artefactos.

Los braseros a carbón son los que registran la mayor emisión de gases tóxicos y material particulado fino, a pesar que su uso es reducido en comparación a los anteriores. Al contrario, el uso de calefactores eléctricos o estufas fijas con ductos de evacuación de gases no presentan emisiones intradomiciliarias.

El doctor Aliste puntualiza que la contaminación de este tipo aumenta las infecciones respiratorias, entre ellas la neumonía. Además, eleva el riesgo de crisis asmática o la severidad de ésta.

Recomendaciones

  • Opte por combustibles menos contaminantes. En general, las estufas a gas tienden a contaminar menos que las que funcionan a parafina o a leña.
  • No fume en recintos cerrados.
  • Prefiera pinturas sin plomo.
  • No deje encendida la estufa durante la noche.
  • Si usa estufa a parafina, préndala y apáguela al aire libre o en un lugar con buena ventilación.
  • Realice una mantención periódica de estufas, calefont y cocinas.