Manchas en el bozo: ¿qué hacer? | Detergentes Popeye
18854
post-template-default,single,single-post,postid-18854,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,side_area_uncovered_from_content,qode-theme-ver-10.1.1,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.3,vc_responsive
 

Manchas en el bozo: ¿qué hacer?

Mujer con manchas en el bozo

Manchas en el bozo: ¿qué hacer?

Las manchas en el bozo (sobre los labios) se producen porque las células que generan el pigmento de la piel, llamadas melanocitos, aumentan la síntesis del pigmento melanina por diversos estímulos.

Las causas más frecuentes de su aparición son procesos inflamatorios en la zona, como la depilación y el melasma, que se activa por factores hormonales, exposición solar y factores genéticos.

“Las mujeres más susceptibles a la aparición de manchas de melasma en la zona del bozo son adultas y en edad fértil. Pero hay ciertas condiciones que favorecen la aparición, como la exposición a los rayos ultravioletas del sol, así como la ingesta de pastillas anticonceptivas, inyecciones anticonceptivas, otras terapias de reemplazo hormonal o embarazo”, señala el Dr. Cristián González, dermatólogo de Clínica Vespucio.

La Dra. de Clínica Santa María, Irene Araya, detalla que esta condición se observa mayoritariamente en mujeres de color de piel más bien moreno, aunque no es exclusivo de este grupo. Las zonas clásicas son: mejillas, zona supralabial (bozo) y frente.

Para prevenir la aparición de la mancha en el bigote se recomienda principalmente utilizar protección solar factor 50, veinte minutos antes de la exposición al sol. Y no olvidarse de la frecuencia: lo óptimo es cada tres a cuatro horas. Otro consejo es evitar los tratamientos faciales durante periodos de exposición solar.

Tratamientos para el bozo

El dermatólogo de Vidaintegra, Dr. Andrés Lehmann, explica algunos de los tratamientos para las manchas en el bozo:

  • Cremas despigmentantes: Lo más habitual es usar estos productos que, dependiendo del tiempo de evolución, tipo de piel, tratamientos previos y de la época del año, tendrán efectos diferentes.
  • Peeling o terapias de recambio celular: El peeling consiste en la remoción o raspado superficial de la capa externa de la epidermis. En muchos casos logra también arrastrar parte importante del pigmento de las manchas. Pueden ser mecánicos (físicos) como el de puntas de diamante, o peelings químicos con pinceladas de ácidos específicos.
  • Láser: El láser para tratar manchas es una luz que atraviesa la piel y llega exclusivamente al sitio donde se encuentra el pigmento. De esa forma es posible removerlo.

Existen cremas quitamanchas que se venden en las farmacias o por redes sociales sin prescripción médica, pero los especialistas aconsejan no utilizarlas porque podrían empeorar el problema.

“Las terapias son complementarias entre ellas y es muy importante saber el momento adecuado del año para aplicarlas, saber el tipo de piel donde se pueden o no aplicar, si existe alguna contraindicación médica para su uso y saber diferenciar el melasma de otras enfermedades de la piel, como el cáncer. Aquí está la importancia de que sea un dermatólogo quien lo diagnostique y lo trate”, advierte el Dr. Salvador Villablanca, dermatólogo de Clínica Ciudad del mar.

Por otro lado, es importante que aquellos que tienen esta enfermedad consideren que se trata de un proceso crónico. “Generalmente las manchas se atenúan e incluso algunos se eliminan completamente. El problema es que con la exposición solar vuelven a aparecer, motivo por el cual deben usar fotoprotección de forma permanente”, advierte el Dr. Andrés Figueroa, dermatólogo de Clínica Dávila.