¡Protección solar en niños es fundamental!
¡Protección solar en niños es fundamental!
19254
post-template-default,single,single-post,postid-19254,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,side_area_uncovered_from_content,qode-theme-ver-10.1.1,wpb-js-composer js-comp-ver-6.2.0,vc_responsive
 

¡Protección solar en niños es fundamental!

La protección solar es muy importante

¡Protección solar en niños es fundamental!

Un metanálisis de 51 estudios demostró que tener una quemadura solar durante la infancia aumenta al doble el riesgo de desarrollar melanoma en la edad adulta.

Otro estudio demostró que el uso de protección solar regular durante los primeros 18 años de vida reduce la incidencia de carcinoma basocelular (cáncer de piel más frecuente) y de carcinoma espinocelular en hasta un 78%.

Esto prueba que la exposición solar en la edad pediátrica es crítica para el desarrollo de cáncer en la edad adulta, así como la necesidad de fotoeducación y fotoprotección en niños.

Detalles importantes

Debemos ser estrictos y cuidadosos en la fotoprotección de los niños. Ellos están expuestos a la radiación solar casi el triple que los adultos, principalmente por las actividades al aire libre que realizan. Esto hace que la radiación ultravioleta acumulada en la vida sea recibida entre un 50% y 80% antes de los 18 años.

Cabe mencionar que la piel de los niños y bebés es muy similar a la de los adultos. Pero al nacer aún hay estructuras en proceso de maduración como los melanocitos, glándulas sebáceas y sudoríparas. Se estima que aproximadamente a los 6 meses de vida se lograría una madurez completa. Por ello se recomienda que hasta esa edad la exposición solar sea evitada completamente, que se usen productos con poca fragancias y colorantes, y que no se utilicen protectores solares.

A partir de los 6 meses y hasta los 2 años la recomendación es usar protectores solares físicos o minerales que son menos sensibilizantes que los químicos, que tengan un SPF igual o superior a 30 y que sean reaplicados cada 4 horas, en especial si se bañan en piscina/mar/lago, si se han frotado la piel para secarse o si han tenido una sudoración intensa.

Responsabilidad de los adultos

Es importante recordar que la protección solar en bebés, preescolares y escolares depende de sus padres y profesores. Son ellos quienes deben encargarse de la adecuada fotoprotección y de generar hábitos saludables en relación con la exposición al sol, en especial con el ejemplo personal.

A partir de la adolescencia temprana (9 años) se hace más difícil instaurar estas conductas y depende del compromiso personal del adolescente con su propio cuidado. Por ello debemos procurar entregar fotoeducación en forma constante durante los primeros años de vida para que todos juntos —padres, profesores y médicos— generemos un cambio de paradigma social y erradiquemos del concepto de belleza el tener un color bronceado de la piel. Esto no es más que el reflejo de un daño causado por la radiación ultravioleta.

La idea no es eliminar la vida al aire libre o las actividades outdoors. Muy por el contrario, estas se deben realizar con normalidad, pero con la debida fotoprotección.

¿Vitamina D?

Muchos padres e incluso algunos médicos muestran preocupación por la síntesis de vitamina D y la baja exposición solar.

Los estudios demuestran que exponer 15 minutos, 2 veces por semana, brazos y/o piernas (dependiendo de la latitud y estación del año donde se encuentre) es suficiente para sintetizar la cantidad requerida. Más tiempo solo genera metabolitos inactivos, por lo que no es posible “acumular” vitamina D.

Una revisión realizada por Norval y colaboradores demostró que el uso habitual de protector solar es muy inferior a la cantidad requerida (2 mg por cm2 de piel). Por ende, no generaría un déficit de vitamina D.

Sin embargo, aquellos pacientes con fotoprotección estricta asociada a medidas físicas estrictas (uso de sombrero, manga larga, etc.) podrían mostrar una disminución significativa de producción de vitamina D. Tanto a este grupo como a aquellas personas con factores de riesgo de generar déficit de vitamina D (embarazadas, recién nacidos hijos de madres con déficit vitamina D, infantes en lactancia materna exclusiva, fototipos oscuros, obesidad, exposición solar limitada por motivos de salud/movilidad, síndromes de malabsorción) se les recomienda el uso de suplementos de vitamina D.

Toma nota

Las medidas de fotoprotección más importantes que debemos tener con nuestros niños son:

  • Evitar la exposición solar entre las 11.00 y 16 horas.
  • Evitar la exposición solar intencionada (tomar sol o solarium) a toda hora.
  • Cubrir piel con ropas y gorros adecuados.
  • Usar gafas con fotoprotección.
  • Protegerse en días nublados.
  • Protegerse, aunque piel esté bronceada.
  • Uso correcto de fotoprotector.

Por: Dra. Carla Muñoz Olate, dermatóloga. @dra.carlamunoz_dermatologa